Magnolia cupcakes

La clásica receta de magnolia cupcakes que ha dado la vuelta al mundo. Es fácil de hacer y el resultado final es delicioso y esponjoso.

Receta de magnolia cupcakes

Ingredientes para preparar magnolia cupcakes

  • 500 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 100 gr. de mantequilla sin sal
  • 150 gr. de azúcar
  • 2 huevos
  • 125 ml. de leche
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Para la cobertura:
  • 200 gr. de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de leche
  • 120 gr. de chocolate de repostería
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 600 gr. de azúcar glas

¿Cómo preparar magnolia cupcakes?

  • Empezaremos esta fantástica receta de magnolia cupcakes poniendo el horno a precalentar a 200ºC durante veinte minutos.
  • Tamizamos, mientras se calienta el horno, la harina y la ponemos en un bol. Añadimos la levadura.
  • En otro bol batimos los huevos y añadimos el azúcar. Seguimos batiendo la masa de las magnolia cupcakes y añadimos la mantequilla, que habremos derretido previamente a máxima potencia en el microondas durante unos segundos.
  • Incorporamos la leche y la esencia de vainilla a la masa de las cupcakes y batimos todo con una varilla manual. Incorporamos mientras no dejamos de batir la harina hasta que esté bien integrada. Repartimos la masa en los moldes y horneamos durante treinta minutos a 140ºC.
  • Cuando las magnolia cupcakes estén horneadas las dejamos enfriar y preparamos la cobertura. Para ello, derretimos el chocolate al baño María.
  • Mientras, batimos la mantequilla con unas varillas eléctricas hasta que obtengamos una crema. Añadimos entonces la leche y el chocolate de repostería, además del extracto de vainilla. Seguimos batiendo para que suba y vamos añadiendo, poco a poco, el azúcar glas.
  • Una vez tengamos la cobertura bien cremosa la colocamos sobre las cupcakes y servimos.
  • Foto orientativa: Zigazou76
Nota del autor:

Para decorar las cupcake podemos utilizar una manga pastelera.

Si se desea, dentro de la masa de las cupcakes podemos agregar unas gotas de chocolate blanco para dar otra textura distinta.